Categorías
Estudiante

María, estudiante

Hola a todos, mi nombre es María Zuza y, a mis 21, estoy en el tercer curso de la carrera. Esto significa que debería estar viviendo una de las experiencias más maravillosas de mi vida: el Erasmus. Sin embargo, aquí me hallo.

Quién me hubiese dicho hace unos meses que iba a salir corriendo de una ciudad tan espectacular como es París para volver a casa con los míos debido a una pandemia mundial. Y sí, la respuesta es nadie. 

Como ya os imaginaréis, mi rutina diaria ha dado un giro de 180º. Os voy a ser sincera, raro es el día que me despierte antes de las 10:00 AM. Normalmente, por las mañanas me veo inmersa en el mundo de las clases online (sabed que duran 3 horas cada una) y dedico el tiempo a hacer trabajos y ayudar a mis hermanas con los suyos. Por las tardes, junto a mis hermanas podemos hacer tanto sesiones de repostería, seguir tutoriales de maquillaje, meditar, hacer deporte, ver alguna serie o pintar. 

Entonces, ¿cómo me siento? Este punto va a ser difícil de explicar, sobre todo porque soy un remolino de emociones. En primer lugar, me siento desolada porque las personas con las que había creado amistades increíbles han tenido que irse a sus continentes.

No sé cuándo volveré a verlos, ni si algún día lo haré. También, después de tanto tiempo sin ver a mi familia y a mis amigas no puedo ir a visitarlos por miedo al contagio. Me consume que estén literalmente a 50 metros de mí. Sin embargo, también me siento egoísta por sentirme mal por cosas tan triviales cuando sé que hay gente muriendo.  Pero no todo es malo, lo juro. Creo que mis hermanas son lo mejor que me han podido pasar y sin ellas mis días no serían tan felices. 

Por último, es tan fácil como decir que me preocupa todo. ¿Cómo narices voy a recuperar mis cosas del apartamento de París? ¿Volveré a ver a todas las personas maravillosas que he conocido estos meses? ¿Hay alguna manera de estudiar para los exámenes con toda esta presión encima?  ¿Cuándo voy a poder ver las caras de las personas que me importan? Y, sobre todo, me preocupa no volver a la normalidad. Ese término que antes despreciaba porque no veía nada especial en él. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *